Películas que ustedes deberían ver antes de su inminente defunción (I)

Como a todos los genios les pasa alguna vez, actualmente atravieso una etapa de sequía cerebral que me impide postear aquí con la frecuencia que me gustaría. Podría hablarles de mi intensa vida privada, plagada de persecuciones y tiroteos, pero no me gusta alardear de modo que hoy voy a hablar de una película que está de puta madre y que todos ustedes deberían haber visto ya, porque si no no entiendo que sentido tienen sus miserables vidas. Y la película en cuestión es (redoble de tambores): Calles de Fuego, de Walter Hill.

¿De que va? Fácil: Tiroteos. Motos. Rock’n Roll. Mola.

Y ahora el resumen un poco más extenso: Una mazizorra cantante de Rock es secuestrada por un tio muy feo que es el líder de una pandilla de gamberros con un nombre malo a más no poder: Los Bombas. Así que una de sus amigas llama al ex-novio de esta, Tom Cody, para que vaya a rescatarla y de paso le pegue una tunda a esos punkis hijos de perra.

streets_of_fire.jpg

Solo el cartel ya merece un Oscar

Walter Hill, para quien no lo sepa, es el autor de otras pelis de acción de serie B como los Warriors o la apoteósica Danko: Calor Rojo. Tengo la teoría de que el día en que Hill y John Carpenter se junten para dirigir conjuntamente alguna película, ese día el cine habrá llegado a su máximo esplendor y habrá paz en Jerusalén.

Calles de Fuego rezuma por todos sus poros esa esencia de cutrez ochentera que impregna todas las obras del director. Los ochenta. Todo era más fácil. Si te hacía falta un medio de transporte lo cogías prestado y santas pascuas. La policía no te decía nada y las bandas callejeras imponían su ley, y cualquiera podía tomarse la justicia por su mano. Que tiempos aquellos.

Bueno, a lo que iba. El caso es que la protagonista, una jovencita Diane Lane, que es cantante de Rock, es secuestrada en pleno concierto por un malvado villano que parece el hijo secreto de Eric Draven y Agatha Ruiz de la Prada:

streetsoffirewillem4601.jpg

¿Hortera yo?

En total, que, dado que el actual novio de la cantante y de paso su manager (Rick Moranis) es incapaz de ir a rescatarla por razones obvias, una amiga de esta llama a su hermano, Tom Cody, ex-novio despechado de la chica, para la salve de las manos de Dafoe. Al susodicho no le hace ni puta gracia tener que meterse en camisa de once varas por una tipa que le puso los cuernos con el prota de Cariño, he encogido a los niños, pero después de que este le ofrezca una pasta recluta a una camionera y se van a repartir amor a los compinches del malo, todo ello aderezado con lluvia persistente, piruetas motociclistas, luces de neón y canciones de Jim Steinman. La banda sonora, por cierto, merece una mención aparte.

Y ya no les cuento más. Si son ustedes inteligentes correrán a su videoclub más cercano echarán mano de cualquier pograma P2P y se la bajarán. No es necesario que me lo agradezcan, aunque si quieren enviarme dinero pónganse en contacto conmigo por mi dirección de correo malditoroosevelt@gmail.com y les indicaré donde ingresarlo.

Hale, y ahora como soy así de buena persona, aquí les dejo una canción de la película como premio por su inquebrantable fidelidad:

– Fire Inc. – Nowhere Fast

 

Anuncios

2 Respuestas a “Películas que ustedes deberían ver antes de su inminente defunción (I)

  1. Ya había oído hablar de esta película, gracias por comentarla “voy directo a mi videoclub”.

  2. La trama en si en medio boba, lo que es realmente rescatable de la peli es la banda sonora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s